Claves para dar clases de danza

3 CLAVES PARA DAR CLASES DE DANZA

Dar clases de danza… Suena sencillo algunas veces, pero el momento de nervios que suele dar antes de dar una clase o, más intenso aún, cuando es nuestra primera vez dando una es muy real y existe.

Ser profesor o instructor te da le responsabilidad de llevar un grupo, en el cual enseñas lo que sabes, guías, compartes energías y ves crecer a cada integrante. ¿Existe alguna receta mágica para ser el mejor en esto? No 😳. He tenido grandes maestros y cada uno da sus clases de forma única, aportando un gran valor a mi formación.

Si bien es cierto que cada quien tiene su esencia y metodología en sus clases, hoy te quiero compartir 4 claves para dar clases de danza, que me han servido mucho, dentro de la experiencia qué he tenido, por si estás empezando, si te han asignado un nuevo grupo o simplemente te interesa, sea cual sea el género que manejes.

Bueno, ahora sí, empezamos…

 

Traza la meta

Antes de iniciar un nuevo período, plantéate la meta que te gustaría alcanzar con tu grupo, es decir, todo lo que deseas que tus alumnos aprendan. Puedes incluir en tu meta objetivos que tengan que ver con habilidades respecto al nivel de danza como: retentiva, técnica, musicalidad, resistencia o condiciones; y también algunas habilidades plus como: interpretación, desempeño en clases, manejo de la energía y todo lo que se te ocurra en este apartado.

Esto ayuda muchísimo a organizar cada clase y montarla con intención y objetivos claros.

 

Planifica la clase

Claves para dar clases

Imagen de @daretodanceblog

La mejor forma de alcanzar la meta es planificando cada clase. Si quieres una opinión personal, para mí no tiene mayor importancia organizar la clase escribiendo en una libreta o simplemente plantearse un objetivo y organizar en la cabeza los ítems a trabajar.

Yo he llegado a trabajar de las dos formas y me han resultado bastante bien. Lo importante en este punto es tener claro el tiempo que tendrás para planificar el calentamiento, las actividades, ejercicios o la coreografía dependiendo del tipo de clase y el nivel.

Ten en cuenta el tiempo que te tomará dar correcciones (según sea el caso) y que es preferible estar preparado con material de sobra a que te quede tiempo y te toque improvisar.

 

Observa, escucha, comunica.

En cada clase, observa a tus alumnos. Presta atención a su desenvolvimiento en clases, actitudes y cómo reciben toda la información. Es posible que a medida que vayan avanzando, tengas que cambiar algunos objetivos o se agreguen otros nuevos.

Algo que como alumna me gusta mucho, es cuando el profesor nos pregunta qué nos han parecido las clases y las cosas que nos gustaría trabajar. El resultado de esta actividad es una buena retroalimentación y nuevas iniciativas. Siempre toma en cuenta la opinión o sugerencias de cada alumno y comunica de forma oportuna aquellos dance goals que han logrado y las debilidades en las que hay que trabajar.

No te olvides de tener siempre buen ánimo y compartir con amor lo que sabes. Lo más bonito de dar clases es recibir la energía de tus alumnos y aprender de ellos. Algo muy muy cierto: uno siempre se termina encariñando.

 

¡YAAAASSS! Espero que estas claves para dar clases de danza te sirvan como una guía y puedas adaptarlas a tus grupos. Has llegado al final de este post y ahora soy yo quién quiere leerte. ¿Cuáles son los ítems que normalmente trabajas en tus clases? ¿Tienes algún método especial? Llegó el momento de compartir todo lo que sabemos.

 

Deja un comentario